Cargando...

100 Años de Historia

Formando a alumnos


  

100 años de Historia

Compartiendo emociones


  

100 años de Historia

Educando para la Vida


  

100 AÑOS DE HISTORIA.

Marcel Kolin, Docente, periodista y publicista, oriundo de la ciudad de Dubrovnik, inicia las clases un 14 de Febrero de 1916, con 35 alumnos matriculados, y a pesar de que el piso donde comenzaron a educar no contaba con las condiciones necesarias y estaba cedido solo por el lapso de 4 meses, se trabajó con mucho tesón para recuperar la lengua, tradición e historia de una tierra que muy lejana estaba.

El Directorio formado en 1916, luego de reunir la suma de la época correspondiente a los 60 mil pesos, adquirieron el inmueble ubicado en calle Arturo Prat 851.

Finalizada ya la Primera gran guerra, una rotación de Directores escolares tendrá sucesores como Ambroz Strižić y Josip Gamulin, este último en 1927 entregaría el cargo a Marko Biscupovik Juras, quién junto a su esposa Isabel Mazzei Malatesta, serán los encargados del Colegio hasta 1956, el cual se verá envuelto en una crisis económica y baja importante de matrícula, que pondrá en jaque la continuidad de la institución escolar.

Tomislav Ostoic, asume la responsabilidad de reabrir la institución, actuando como garante frente al Ministerio de Educación; paralelo a esto, operativamente dirige el colegio Yugoslavo el señor Benjamín Guerrero Bustamante, quienes en conjunto a la comunidad, durante el lapso de un año, tuvieron financiamiento subvencionado por el Estado, para posteriormente volver a su calidad de colegio particular.

En 1970, la cobertura educativa se amplía para séptimos y octavos básico, teniendo así un año después la primera generación egresada de fines de enseñanza básica. Personajes importantes acompañaron a nuestro colegio como por ejemplo el Doctor Antonio Rendic, un constante visitante de las aulas, siempre en la búsqueda del bienestar de los alumnos, aconsejando e intercambiando opiniones con los docentes de la institución.

En 1985, producto de un paro cardíaco fulminante durante el receso de invierno, deja esta tierra el Director Benjamín Guerrero Bustamante, quedando vacante el cargo de director del Colegio Yugoslavo; interinamente y por el lapso de año y medio, su esposa Catalina Eliash lo sucede hasta que en 1987 la Sociedad encabezada por don Leonel Azocar Brunner se asocia con la Sociedad Yugoslava para continuar educando para la vida en este gran norte del país.

Comienza la época de Jugoslavenska Skola y la estructura colegial y los alumnos siguen creciendo. En 1987 se inician los primeros años medios y en 1988 se termina de construir el pabellón “B”, en 1990 se construye el pabellón “C”, que es un edificio que cuenta con un Oratorio, zócalo, laboratorios, biblioteca, sala audiovisual y un gimnasio en su azotea.

1991, marca el año en que vemos egresar a la primera generación de IV medios y desde allí una carrera de incontables logros y éxitos en las prueba de acceso a la Educación Superior, en la senda de la formación de grandes profesionales, no sólo para la región sino que para todo el macro norte y el país.

A partir de 1995, el Colegio deja de ser Jugoslavenska Skola y para a ser Hrvatska Skola San Esteban. En 2006 se cierran las puertas de calle Prat para iniciar la gran mudanza al edificio que ocupamos hasta hoy en calle 14 de Febrero 2212. Es aquí hoy en día en donde cientos de jóvenes se unen a la mejor selección, son más, se sumergen en las aulas para educarse para la vida y comparten emociones en miras a este centenario colegial.

Campana Yugoslavo

Antigua Campana de Colegio Yugoslavo.

Campana Colegio
====

Profesor Ciencias

Oscar Branada

Profesor Ciencia
====

Departamento Matemática

Docentes
====

Tu Historia

En marzo de 1959 llegué al Colegio Yugoslavo, una antigua construcción enclavada en la calle Arturo Prat 851, sus salas eran grandes con techos muy altos y lámparas antiquísimas y deterioradas. Nos recibió una profesora muy delgada y de baja estatura que corría todo el día. El primer año básico lo componíamos 65 alumnos y nuestra profesora doña Margarita Pasache, era admirable, era capaz de controlar nuestro curso en todos los aspectos. Nos tomaba la lección del silabario Hispano-Americano banco por banco y nos iba marcando los cuadernos. Nos mantenía ocupados todo el día y no nos dejaba espacio para distraernos. Nuestro director don Benjamín Guerrero, un hombre de espíritu encomiable, muy estricto, pero con un corazón muy bueno, un maestro en todo sentido de la palabra, multifacético y versátil, nos enseñó una enormidad de materias. Un hombre dedicado por completo a la docencia, su pasado en las salitreras, lo convirtieron en una persona humilde y comprensiva de las necesidades de muchos alumnos. Eran tiempos difíciles, había carencia de muchas cosas, de vez en cuando compartíamos el sándwich del recreo con algún compañero que no había traído su colación, como consecuencia de sus dificultades económicas y lo saboreamos con la leche que con tanto cariño nos preparaba la señora Enriqueta. Formábamos una familia humilde, todos nos conocíamos, éramos un Colegio pequeño. El señor Avalos era nuestro portero, un hombre muy sencillo y con una paciencia enorme, a veces olvidaba tocar la campana y el recreo pasaba “colado”


En fin tantos recuerdos y anécdotas propios de un ambiente austero. Inolvidables las tardes de los miércoles en el estadio Green-Cross, en los Campeonatos de la Adepa, alentando a nuestro equipo de basquetbol que tantas satisfacciones nos entregó. Recuerdo claramente las oportunidades en las que Don Benjamín nos reunió en el patio para comunicarnos noticias importantes como por ejemplo la que más me impresionó, el asesinato de Presidente de los Estados Unidos John Kennedy en noviembre de 1963 y otras como la crisis de los misiles en Cuba en 1962, que nos tuvo al borde de otro gran conflicto bélico o como el envío del primer hombre al espacio por parte de la Unión Soviética, etc.



El día que abandonamos el Colegio con mis compañeros Francisco Korlaet, Yosko Zlatar, Claudio Pizarro, Luis Bitar, Tamara Bitar ,Gloria Flores, Francisco Castillo, Roberto Márquez (Illapu), por nombrar algunos, nos fuimos con un nudo en la garganta, porque en aquella antigua casona había quedado nuestra infancia, nuestras jugarretas, nuestras penas y alegrías. Partimos con los valores que la profesora Margarita Pasache y don Benjamín Guerrero nos enseñaron con esa inmensa vocación de maestros que Dios les dio.

Nací el año 1978 en la ciudad de Antofagasta, realicé mis estudios primarios en el colegio Corazón de María hasta 7 básico, posteriormente me trasladé al Colegio Yugoslavo-HSSE hasta cuarto medio donde egresé el año 1996 desde el plan biólogo. Ingresé a la Universidad de Antofagasta donde obtuve el titulo de Tecnólogo Médico el año 2004. Posteriormente realicé un magister y consecuentemente un doctorado en Ciencias Biológicas en la Pontificia Universidad Católica de Chile, en la ciudad de Santiago. continue mis estudios de postdoctorado en The University of British Columbia, en la ciudad de Vancouver, Canadá. Actualmente soy Profesor Asistente e Investigador Principal del Instituto Antofagasta, de la Universidad de Antofagasta, donde desarrollo una línea de investigación en fisiología celular en el Laboratorio de Fisiología Experimental. Estoy felizmente casado desde el año 2011 y con planes de tener hijos.


La época hrvastkina fue transcendental en mi desarrollo personal. Ingresé al colegio al nivel de 7º básico donde inmediatamente hice amigos con los cuales aun mantengo amistad. Participé en la academia de voleibol, futbol, atletismo, y academia científica. Fui candidato a rey de la alianza Saturno cuando cursaba cuarto medio, donde decidimos en la presentación de candidatos, descender desde el cuarto piso del edificio de calle Prat colgado con un arnés que sostenían mis compañeros para caer en el escenario donde me reunía con la candidata a reina, todo un desafío en esa época y nos costó muchísimo lograr la autorización de Don Italo Santoro quien nos protegía en el colegio. Tuve como profesores jefe a Marisol Diaz (7º y 8º), Jorge Elizalde (Iª y IIº), y Oscar Branada (IIIº y IVº). En el plan biólogo trabajé con los profesores Dorliza Cáceres, Patricia Ovalle y Oscar Branada, los cuales sin duda marcaron el rumbo científico que actualmente desempeño en mi vida. También realicé mi confirmación en el colegio, coordinado por mi querida profesora Patricia Ovalle, quien fomentaba mi parte espiritual.



Siento que la exigencia y disciplina de estudio recibida en el colegio, fueron fundamentales para lograr mis metas universitarias y profesionales. El ambiente familiar y el apoyo emocional recibido por parte de mis profesores en el plan biólogo, también generaron en mí la confianza necesaria para los desafíos posteriores al colegio.

En el contexto actual de nuestro País, donde todos reconocemos los problemas que presenta nuestro sistema educacional, es importante que las nuevas generaciones aprovechen las cualidades de nuestro colegio, tales como infraestructura, equipo docente, y aspectos valóricos, los cuales destacan y diferencian al hrvatskino como estudiante. También, contarles que muchos ex-hrvastkinos están realizando cambios transcendentales en la sociedad chilena a nivel educacional, económico, científico, político y cultural, desafíos que ustedes pronto tendrán que asumir, manteniendo así la tradición hrvatskina. A mis profesores, agradecer la enseñanza que me dieron, la cual me ha permitido lograr mis metas personales. Su trabajo es de gran excelencia y aunque ustedes no lo vean en el día a día, ese trabajo esta impactando actualmente al desarrollo de nuestro País.

Mi nombre es Catalina Extra Rojas Omerovic, tengo 25 años, soy egresada de la promoción 2007, actualmente médico cirujano titulada de la Universidad de Antofagasta en el año 2014; ejerciendo mi profesión como médico de atención primaria de la salud en el Consultorio Central Oriente de Antofagasta. Dentro de mis proyectos enfocados en mi labor, deseo especializarme en Pediatría en unos años más y considerando mis proyectos de vida, deseo formar una familia y poder disfrutar de ellos, velando que mis labores profesionales no dificulten mi vida familiar.
Uno de los primeros recuerdos que tengo del colegio fue mi incorporación en octavo básico donde por ser alumna nueva; pese a mis antecedentes académicos que eran reconocidos; quedé con matrícula condicional por un año, situación que me impacto desde un inicio. Otra situación que recuerdo fue cuando al término del año figuraba en el cuadro de honor con mi segundo lugar, esto me hizo asumir la exigencia diaria por el nivel competitivo que existía en mi curso; lo cual pese que no comparto la competencia interpersonal; fue un gran impulso para todos mis compañeros manteniendo buenos niveles académicos.


Agradezco al colegio haberme dado la oportunidad de sociabilizar mis habilidades artísticas, especialmente el baile.
Cómo olvidar a todos quienes compartieron mi vida escolar, especialmente con los cuales generé firmes lazos de amistad que aún persisten en el tiempo entre ellos: Mario Zarricueta, Javier Palma, Carla Seguel y Jael Cortés. Y qué agrado he sentido al encontrarme con compañeros de otros cursos y del mío ejerciendo sus profesiones o terminando sus carreras.
Debo reconocer que los aniversarios del colegio nos permitieron desarrollar el espíritu de equipo, responsabilidad, compromiso, creatividad y amistad. Lo que nos permitió obtener en cuarto medio el primer lugar en el aniversario. (Pinky y Cerebro).
En relación a mi decisión de optar por el área biólogo-químico debo recalcar que las asignaturas de “Química y Biología” fueron fundamentales en mis primeros dos años de estudio universitario. Gracias profesor Oscar Branada y gracias profesora Dorliza Cáceres y profesora Myrna Frelijj por sus herramientas.

La misión educadora del colegio fue ejemplificadora en la forma de trabajo y métodos de estudios, valorizando el tiempo y priorizando las tareas.
Otro reconocimiento de alto valor es el haber confirmado mi fe en la ceremonia de confirmación en el establecimiento y haber podido crecer espiritualmente.

Queridos Hrvastkinos:
Solo puedo sugerirles que nunca se den por vencidos; cuando existe perseverancia, trabajo, responsabilidad y entrega siempre se alcanzan las metas. Pueden haber obstáculos en su camino pero estos son importantes para crecer. No olviden su valor como personas; no como profesionales; porque ese valor es el que los hará mejores sean lo que sean y donde estén. Cariños a mis compañeros y queridos profesores.
Catalina Extra Rojas Omerovic
Ex alumna (Promoción 2007)

Soy una persona alegre y gozosa de lo que Dios me la ofrecido. Con esfuerzo y dedicación he podido luchar y concretar mis proyectos de vida, con el apoyo familiar y especialmente el de mi madre.
En mi vida tengo la dicha de haber compartido una experiencia en la vida religiosa, instancia que me marcó profundamente, el servicio a los más pobres y necesitados como hermano menor.
Otro gusto que siempre estuvo presente fueron las Ciencias y especial la Química, y justamente fue lo que estudie. Estudie en la Universidad de Antofagasta. Soy Licenciado en Química y Químico de Profesión. Y actualmente trabajo muy contento en un colegio que me abrió sus puertas y confió en mí. El colegio Femenino Madre del Rosario.
Mi vida de estudiante Hrvatskino, la tengo siempre presente, momentos muy hermosos pasé en esos 13 años, de enseñanza, que uno como alumno no dimensiona hasta egresar de IV medio. Los valores enseñados, los consejos de los profesores, tus compañeros y amigos, las bromas y los momentos más serios que nos llevaban a la reflexión. Yo vi crecer el colegio, por eso lo tengo en mi corazón, fui creciendo y madurando junto a él, desde Kínder a IV medio.
Como no recordar a mis profesoras que me recibieron en kínder. La señorita Alba y Nora. La señora Zahira que me enseñó leer y escribir. Mis profesores y profesoras de básica: Hilda Sotomayor, cuando me hablaba de Dios, Gina Campos, Ester Madariaga, Diosa Videla, Marisol Díaz, Nancy Paredes, Patricia Ovalle. Mónica Hidalgo, Ítalo Santoro, Ivo Pavlov, Oscar Antivilo, Blanca Vargas y tantos más… De mis profesores de media, que intervinieron notablemente en marcar su sello en mi persona, por su testimonio de vida y buen consejo: Clara Barrera, Silvana Reyes, Mario Méndez, Oscar Branada, Francisco Bretón, Nancy Paredes, Patricia Ovalle, Dorliza Cáceres, Eduardo Mondaca, mi profesor jefe en IV medio


Mis compañeros, tuve la suerte de empezar y terminar con parte de ellos, recuerdo mucho a los de la media éramos sólo 15 en el IV medio C. Recuerdo a Juan Llantén, bueno para las tallas y que nunca volví a saber de él. Al Luis “ Flaco” Muñoz, Jorge Barrera, Oscar Alfano, gran personaje, hombre de historia. Juan Patricio Tirado, compañero de Kínder, Alejando Zarate, médico ahora. Roberto Pastenes, mis compañeras recuerdo a Amy Harbottle, Roxana Vera, Maricel Vega, Carla Campillay, Alejandra Vásquez, Shirley, Carolina Reinuaba, entre otras. Es difícil juntarse, cada uno se encuentran ocupados con sus familias y trabajos, pero el cariño siempre está
En temas educacionales siempre me encantó la confianza y cariño del colegio hacia mi persona, trate de dar lo mejor de mí para aportar con un grano de arena al crecimiento del colegio, mis profesores fueron excelentes motivadores sobre en el plano que me interesaba en cuanto a las ciencias: Biología y Química, siempre ellos decían: “intereses y aptitudes”, hasta el día de hoy lo recuerdo y se lo transmito a mis alumnas para su formación integral.
Es grato cuando uno cierra procesos y valora lo vivido, los acontecimientos que recuerdo con mucho cariño y emoción son cuando recibí de parte de mis compañero de IV medio el reconocimiento al Mejor Compañero, que mejor que tus mismos iguales te reconozcan.
Y lo otro que recuerdo es el día de mi, licenciatura, igual fue una tremenda sorpresa, recibí muchos premios y siempre estaré agradecido por la comisión que propuso mi nombre. Dentro de esos reconocimiento fue el Premio al Espíritu Hrvastkino, recuerdo que mientras los profesores que estaban en la locución, iban contando la historia del alumno, las cosas que hizo por su colegio y las razones del porqué y cuando llega el momento de decir el nombre, mi nombre. .. mi curso se coloca de pie y aplaude, luego uno a uno los demás IV medios se levantan y aplauden y luego todos los apoderados invitados se levantan emocionados y aplauden, todo eso fue muy impactante para un joven estudiante pero con mucho valor y humildad salí a recibirlo de manos del Director.

Cuando opté por seguir el plan Biólogo – Químico no era juego, había que ser serio y ordenado era una empresa exigente, había que estudiar mucho, pero los profes siempre atentos a la realidad actual, hablándonos con franqueza, de lo importante de nuestra decisión. Toda la formación que recibimos y que recibí fue esencial para elegir mi carrera y conquistar mi carrera.
Educar para la Vida, ese es lema del colegio. Hrvastka Skola San Esteban, es un aporte a la sociedad.
A las nuevas generaciones yo las invito a que sigan instruyéndose, puesto que uno se forma para servir mejor a los que no tienen la “suerte” de recibir una buena educación de calidad. Es muy importante que nuestros conocimientos se trasformen en sabiduría de vida, que te permite tener un corazón dispuesto y conciencia social, aunque la tecnología nos envuelvan en una vida cada vez impersonal y de poco encuentro. Den lo mejor de ustedes, no digan de lo poco bueno, sino de lo bueno lo máximo: A mis profesores, a mis queridos profesores, como dice la canción del profesor: “…ellos marchan uno queda algo de mi llevarán…” paciencia, animo y fortaleza.
Los tengo en mi corazón, doy gracias a Dios que los puso en mi camino, y lo iluminaron con su formación académica y con fe

Mi historia en el colegio comienza en 1991 al ingresar a kínder, cuando aún llevaba el nombre de colegio yugoslavo y se ubicaba en calle Prat.
De mis 13 años de trayectoria en el colegio guardo los mejores recuerdos, experiencias y aventuras. Estando en 5° y 6° básico participé en las ferias científicas que por esos años se llevaban a cabo, como también en la bendición de mascotas Fui parte de la orquesta durante 6 años, compartí el orgullo de desfilar en la banda de guerra, siendo parte del escuadrón de los pitos y también como estandarte, fui presidenta del centro de alumnos con un gran grupo de compañeros y tuve el honor de ser reconocida con el premio espíritu Hrvatskino en el día de mi licenciatura en el año 2003, algo que me emociona cada vez que recuerdo.
En tercero medio tome la decisión de unirme al plan biólogo, ya que mi meta era ser médico, en donde fui recibida y guiada por un excelente grupo de profesores que me entregaron todo sus conocimientos y apoyo para lograrlo, no sólo para poder ingresar a la carrera sino para sobrevivir los primeros años de universidad, y poder decir hoy que cumplí ese sueño con éxito.
Hoy me encuentro en otro desafío como médico general de zona (EDF), en la ciudad de Illapel en la cuarta región, pero los recuerdo de aquellos años en el colegio me producen nostalgia y ganas de volver a vivir esos momentos, así que no me queda más que agradecer a todos los profesores que de una u otra forma dejaron una marca en mí, que los recuerdo con cariño, y que son los que han formado el verdadero espíritu del colegio durante estos 100 años.


Como ex alumna del colegio, pienso que el Colegio lo es todo, aunque cuando se está en él no se dimensionan las herramientas y oportunidades que nos entrega, en lo académico y en la formación integral.
Siempre me sentí feliz de participar en todas las actividades extra programáticas, no lo hacía por figurar, sino que, por representar al Colegio y demostrar “yo soy alumna del San Esteban”.
A los ex alumnos les invito a que se sientan siempre parte del Colegio, porque nos forjó y nos dio las fortalezas que hoy tenemos. El Colegio somos todos y no una determinada generación, por ello considerémoslo en todo momento como nuestra segunda casa y volvamos a él cada vez que nos inviten a las jornadas vocacionales.


Llegué al colegio Yugoslavo el año 1991 proveniente de la Oficina salitrera María Elena donde era Directora de un Colegio Particular
El motor de mi profesión son mis alumnos y como buena profesora de Biología clasifico mi trabajo en Momentos Pedagógicos: que son los encuentros con colegas donde comentamos nuestras clases; como cuando al término de una clase los alumnos te aplauden, especialmente cuando desarrollamos las clases al aire libre como por ejemplo Paposo, Cobija, Mejillones, Kilómetro 12 y Momentos No Pedagógicos, cuando me encuentro en la calle con alumnos que he formado y ellos me dedican ya sea un saludo, un abrazo o una sonrisa, acción que por cierto me es de gran alegría.
Recuerdo muy bien mi primer día de clases en este Colegio fue con un Séptimo Año, alumnos nuevos en una sala del quinto piso que daba a calle Prat, no teníamos ascensor y todo el mundo subía siempre contento. Ese día, en el primer recreo, hicieron un pequeño acto donde nos presentaron a los diez profesores nuevos, de ellos, quedan actualmente en el Colegio el colega Sergio Marabolí y la colega Nancy Paredes; pero igual recuerdo con mucho cariño a las colegas Juana Carrasco y Rosemarie Schmidt y por supuesto, a los alumnos de ese séptimo año.


Aunque recuerdo a todos mis alumnos con mucho cariño, especiales afectos tengo por Geraldine León quién me eligió como su madrina de confirmación, Cristian Campos que trabaja en la ACH y quién cuando salgo de mi casa me ve y me grita profesora, profesora…
Igualmente, tengo lindos recuerdos de mi curso del año 2013, con ellos, por enfermedad, no pude estar en la Licenciatura, pero siempre están en mis sentimientos y en mis lindos recuerdos.
Mantengo fuertes lazos con las distintas generaciones de las que he sido profesora jefe ya sea en el Jugoslavenska Skola o Hrvatska Skola, junto a ellos seguiremos siendo garantes de las tradiciones que se coronan en este Centenario.
Igualmente, como asesora del Centro de Ex alumnos, hemos trabajado con dedicación y esfuerzo para que esta significativa fecha, sea para todos, de reencuentro y gratificantes de los hermosos momentos vividos en esta centenaria institución.



Escribenos a 100@hssanesteban.cl

Videos

Videos recopilados de la Historia


Testimonios

San Esteban, es mi Vida!

Margarita Pasache

Ir a Fans Page

Contacto

Llamanos al
+56 55 2537600
Dirección
14 de Febrero #2212, Antofagasta, Chile
Todos los campos son requeridos.
Abrir Mapa
Cerrar Mapa
x